Antonio Morales, alcalde de Agüimes y candidato de NC al Cabildo de Gran Canaria

Sin importar el partido que sea el acalde de Agüimes, Morales, sin importar la ideología que tenga. Él habla claro que existen ejemplos donde ya las energías renovables son una forma de vida. Además de que hable sobre ello, lleva a cabo lo que predica:

El alcalde de Agüimes y candidato de NC a la presidencia del Cabildo de Gran Canaria denuncia los obstáculos que pone el Gobierno del PP a la proliferación de las energías renovables. Denuncia que hay a una “guerra civil” entre eléctricas y renovables en la que el ministro José Manuel Soria ha dado un “hachazo importante” a que los ciudadanos puedan generar energía en sus hogares para su autoconsumo.  Morales critica que por el contrario, se potencia el “monopolio de Endesa”.

El candidato se reafirma en su compromiso por luchar desde el Cabildo de Gran Canaria por esta autonomía energética desde todas sus vertientes. También apuesta por la soberanía alimentaria, el transporte sostenible, el reciclaje y la disminución de la dependencia del exterior y de las fuentes fósiles. Para el candidato, la investigación e innovación será el eje principal que contribuirá a “la creación de empleo y a transformar la isla gracias a medidas arriesgadas e imaginativas”.

El alcalde de Agüimes denuncia que en 1993 Rato y Aznar privatizaron Endesa y así “se inventaron un déficit por el que hoy soportamos 30.000 millones de deuda, pusieron a su amigo Pizarro al frente y finalmente la vendieron a Italia, la privatizaron para dársela a otro estado, y mientras hemos sabido que Rato cobró 26 millones en concepto de publicidad”, argumenta. Además, critica “la puerta giratoria” en la que se han convertido las privatizaciones para colocar ministros y secretarios en sus consejos de administración.

Antonio Morales subraya que mientras en Alemania el 51 % de la electricidad se produce en los hogares, España se convirtió en el “hazmerreír de Europa” con el impuesto del sol “que se inventó Soria” para obstaculizar la amortización de los equipos y disuadir de la instalación de placas solares en las casas.

El también candidato critica el empeño de instalar plantas regasificadoras “mientras” llegan las renovables. Para él  lo que hay que hacer es “dejarse de ‘mientras tanto’ y acudir directamente a las energías limpias”. Además, pone de manifiesto que a los 300 millones de euros que cuesta cada planta hay que sumar el gasto en diques, contradiques, conducción del gas, y abrir en cada edificio la llegada del gas ciudad.

Morales defiende que Gran Canaria tiene excelentes condiciones para la implantación de estas energías, no sólo viento y sol, sino que se puede aprovechar la geotermia, el calor de la tierra, que puede producir hasta el 31% de la energía que necesita la isla y “sin embargo el mapa geotérmico lo tiene Tenerife”, señala.

La apuesta del candidato por las energías limpias se llevará en el  conjunto de Gran Canaria con su proyecto de Eco-isla, que ya ha iniciado en la Mancomunidad del Sureste. En esta comarca ya está en marcha un plan de desalación solo con renovables que será referente mundial lo que le ha valido varios reconocimientos de la ONU.

Asimismo, insiste en que en la actualidad hay una sobreinversión en plantas de ciclo combinados de 27.000 euros a la vez que se pide el cierre de diez plantas porque están en desuso, es el caso de Arcos de la Frontera o Campanilla en Málaga, la central de Gijón se inauguró en 2012 y continúa sin usarse y es que, al contrario de lo que se quiere hacer ver, “ya es más barato la producción hidroeléctrica y eólica”, concluye.

Anuncios