Las cinco grandes del ecologismo patrio -Greenpeace, Amigos de la Tierra, WWF, la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) y Ecologistas en Acción- presentaron ayer, Día Mundial de la Madre Tierra, los seis “principios por los que debe regirse una política autonómica social y ambientalmente responsable”. El documento que contiene esa media docena de principios generales está estructurado en torno a 16 “propuestas ambientales”, cada una de las cuales atañe a una materia específica. El cambio climático (el problema) y las energías renovables (la solución) son las dos líneas primeras del ideario ecologista.

Los ecologistas presentan 16 propuestas ambientales de cara a las elecciones autonómicas

“Las comunidades autónomas, a pesar de la progresiva adquisición de competencias en materia de medio ambiente, no han invertido lo suficiente en las tareas básicas de protección ambiental”. Así comienza el documento «Un programa por la Tierra. Propuestas ambientales para las elecciones autonómicas», que publicaron ayer las cinco grandes organizaciones ecologistas del estado español. “Las autonomías -dice este Programa por la Tierra-, más que tomar en serio estas competencias, han participado durante varias décadas en un desarrollismo voraz y en no pocos casos ilegal, además de manifiestamente insostenible e imprudente en nuestro país, tan vulnerable ante el cambio climático y con tanta riqueza natural”. En fin, dos frases demoledoras para empezar que dan paso a la alternativa.

¿Cuál?
El año 2015 en sí mismo. Porque resulta -apuntan los ecologistas- que este año que nos lleva “ofrece oportunidades inmejorables para cambiar de rumbo”. ¿Que cuáles? Pues las elecciones autonómicas que van a tener lugar en muchas comunidades; la puesta en marcha del nuevo periodo de fondos europeos, “que aportará miles de millones de euros hasta 2020”; y la adopción de “nuevos objetivos de desarrollo sostenible en la ONU en septiembre y nuevos compromisos contra el cambio climático en la Cumbre de París en diciembre”, todo lo cual, sin duda -explica el documento- tendrá una gran influencia “en la acción estatal, regional y local”. Los ecologistas tienen muy claro, además, que, “en un estado descentralizado, las comunidades autónomas pueden y deben catalizar y protagonizar el cambio necesario hacia un modelo de sociedad justo y sostenible, que pasa por priorizar la protección ambiental y social frente a los intereses cortoplacistas de los mercados”.

Principios clave
Una vez superada la introducción, el Programa por la Tierra explicita los principios -seis (6)- por los que debe regirse una política autonómica social y ambientalmente responsable, según los ecologistas. Son estos:

• Creación de empleo verde para lograr una economía baja en carbono.
• Conservación de la naturaleza, protegiendo, gestionando y restaurando la biodiversidad y los ecosistemascomo un gran patrimonio.
común y la base que sustenta nuestro entramado social y económico.
• Eficiencia en el uso de los recursos naturales, reducción de residuos y de la contaminación, apoyando la explotación local, ecológica y renovable y asegurando que el consumo de recursos naturales (agua, suelo, materiales biológicos y minerales y atmósfera) esté dentro de los límites sostenibles de cada región.
Dinero público para bienes públicos, asegurando que todas las ayudas públicas supongan un beneficio para la sociedad y el medioambiente y eliminando todos los subsidios perversos para la biodiversidad y el medio ambiente.
• Cumplimiento del principio de que “quien contamina paga”, huyendo de los mecanismos de compensación.
• Modernización de las estructuras de gobierno y procesos de gobernanza, como por ejemplo transparencia y participación pública en el diseño, aplicación, seguimiento y evaluación de las políticas autonómicas.

Cambio climático
Una vez señalados esos principios, el Programa por la Tierra va desgranando sus dieciséis propuestas. De ellas, las dos primeras se refieren al cambio climático y a las energías renovables. “La lucha contra el cambio climático debe ser el centro de las políticas autonómicas”, dice explícitamente la primera de las 16 propuestas. Las comunidades autónomas -explican los ecologistas- disponen “de una gran cantidad de oportunidades para combatir el cambio climático y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de medidas ambientales en áreas como el transporte, la energía, la producción agraria, la gestión de los residuos o la industria”. Es necesario, pues, que las regiones hagan del cambio climático -apunta el documento- “un eje político transversal a todas las decisiones que se tomen”. En el marco de esta primera propuesta general, el Programa por la Tierra apuesta, así, por utilizar la legislación autonómica para, por ejemplo, minimizar las emisiones del transporte, promover la eficiencia energética o impedir la fractura hidráulica en los subsuelos (perforaciones con empleo de productos químicos para búsqueda de gas).

Renovables
La segunda de las 16 propuestas clave apuesta por “Impulsar un modelo energético renovable, justo y democrático para la sociedad”. Esa segunda propuesta incluye varias medidas muy concretas. Son estas.
• Fomentar a nivel autonómico y a través de agencias regionales de la energía la transición al nuevo modelo energético mediante planes integrales para todos los municipios.
• Generar energía limpia a partir de fuentes renovables en los edificios de viviendas de las comunidades autónomas y edificios de propiedad pública (escuelas, hospitales, bibliotecas, etcétera) y, en el mismo punto de consumo, para las instalaciones públicas en municipios rurales, explotaciones agrarias y forestales. Sustituir las fuentes de energía fósil para calefacción por nuevos sistemas renovables y eficientes.
• Promover el autoconsumo, la generación distribuida y comunitaria de energía fotovoltaica, eólica y la recuperación de pequeños saltos de agua.
• Apoyar institucionalmente a la ciudadanía para que esta conozca las opciones de consumo renovable en el hogar.
• Apoyar institucional y económicamente a pymes, industria y comercio a nivel regional y municipal en materia de ahorro y eficiencia energética.
• Incorporar las tecnologías más eficientes en los sistemas gestionados por la comunidad autónoma (alumbrado público, climatización de edificios públicos y sistemas de abastecimiento y depuración de aguas).
• Poner en marcha regulaciones autonómicas para movilizar los fondos del Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas 2013-2016 (RD 233/2013) que faciliten el acceso a los fondos a las comunidades de vecinos.
Promover modelos de rehabilitación integral y profunda, que llegue a una reducción de al menos el 70% del consumo energético de cada edificio.

Las otras catorce (14) propuestas ambientales del Programa por la Tierra
3. Reducir nuestras necesidades de movilidad y sus impactos
4. Apostar por un urbanismo no especulativo a la medida de las personas
5. Reducir la producción de residuos y fomentar el uso sostenible de recursos
6. Detener la pérdida de biodiversidad para el año 2020
7. Apostar por la defensa de los derechos de los animales
8. Gestionar las costas y mares sin especulación ni sobrepesca
9. Apoyar una agricultura que garantice la biodiversidad y un medio rural vivo
10. Garantizar ríos vivos y un ahorro efectivo de agua
11. Preservar los bosques y frenar su degradación
12. Reducir y gestionar racionalmente los productos químicos peligrosos
13. Garantizar un aire sano para todas las personas
14. Situar la justicia ambiental y social en el corazón de las políticas comerciales
15. Avanzar hacia una fiscalidad sostenible
16. Gobernanza para una verdadera democracia ambiental

Anuncios